La alopecia y la menopausia

Blog Image

La alopecia y la menopausia


Lindder

Publicado por Lindder

11 de Junio del 2021 0 Comentarios

Una de las causas más habituales de la caída capilar en pacientes mayores de 40 años está asociada a cambios hormonales especialmente la menopausia. Sus cambios hormonales conllevan a menudo a variaciones en el crecimiento y la densidad del cabello, y es muy habitual que sean el inicio de algún tipo de alopecia.
La menopausia es una de las causas de la alopecia androgenética femenina. Con la menopausia, el equilibrio hormonal sufre un cambio. Los estrógenos, que son las hormonas femeninas más representativas, se empiezan a perder y son sustituidas por hormonas masculinas. 
Así es, aumenta los niveles de testosterona, la androtestosterona y la dihidrotestosterona o DHT. El resultado de todo esto es que el cabello, que siempre había preferido las hormonas femeninas a las masculinas y rechazado a la DHT, la causante de la alopecia androgenética, se ve muy afectado.
Con este nuevo reparto de hormonas y con el aumento de la influencia del lado masculino, aparecen algunos problemas asociados al hombre, como la alopecia androgenética.

La alopecia androgenética femenina o FAGA es consecuencia del aumento de la influencia de ciertas hormonas masculinas: las hormonas DHT que bloquean los folículos pilosos e impiden que desarrollen el cabello, con lo que terminan por destruirse. Sin embargo, los efectos son distintos y generalmente no tan drásticos como en el caso de los hombres. En el caso de las mujeres suele observarse una perdida limitada de números de cabellos, como también a volverse más fino, denso, débil y sin brillo.
Entre los tratamientos comercialmente utilizados para prevenir la FAGA se encuentran el uso del Minoxidil y la Finasterida. La finasterida es un bloqueador hormonal y por ello podría entrar entre los tratamientos hormonales (que no se recomienda en mujeres fértiles). El minoxidil, por su parte, es un vasodilatador que ayuda a prevenir, fortalecer y estimular el crecimiento capilar siempre y cuando haya folículo piloso o raíz capilar.
Asimismo, existen otros tratamientos como Mesoterapia, Plasma Rico en Plaquetas o Láser de Baja Potencia.